14/05/2018

¿Hay miel en la luna?


Curiosamente, este momento de intimidad conyugal es expresado en forma idéntica en diversos idiomas. Todos coinciden en asociar la miel con la luna para referirse a uno de los momentos más dulces de la vida de una pareja. A modo de ejemplo, en inglés se dice “Honeymoon”, “lune de miel” en francés, y “luna di miele” en italiano. Entre tanto, en portugués, esta expresión se pronuncia “lua de mel” y, aseguran que en ruso, se expresa “Медовый месяц”, “shahr el ‘assal” en árabe y “miela monato” en esperanto. A la luz de la Historia, esta aparente caprichosa asociación tiene una explicación. Según referencias bibliográficas, la palabra “luna” se emplea para designar al primer mes posterior a la boda, ya que durante ese lapso de tiempo se completa un ciclo lunar. Pero, ¿por qué la miel? Como es sabido, desde siempre a la miel se le atribuyen poderes afrodisíacos. Será por eso que, algunos entendidos, afirman que en Babilonia el padre de la novia regalaba al novio cerveza de miel para consumir a lo largo del primer mes de matrimonio. Otros sostienen que, en el imperio romano, en señal de aprecio, la madre de la novia dejaba durante un mes una vasija de leche y miel en la alcoba de los recién casados. No faltan quienes aseguran que esta referencia puede deberse a que entonces se creía que beber hidromiel propiciaba la fertilidad de la pareja.