19/05/2018

¿Qué nombre le pongo a mi empresa?


Definir el nombre de tu emprendimiento es una tarea estratégica. Su significado genera valor de marca y funciona en la práctica como una tarjeta de presentación ante potenciales clientes. Su pronunciación, el grafismo, el significado explícito del nombre e incluso, su significado simbólico, es decir, aquel al que representa, contribuyen a la creación de un valor. Por todo esto, es importante asignarle un lugar en el planeamiento del negocio ya que será una herramienta de posicionamiento en el mercado. El primer paso es realizar una tormenta de ideas: anotar en un papel todas las ideas que surjan evitando la autocensura, ya que nunca se sabe cuál de todas esas posibilidades darán paso a una creación original. También se puede evaluar, según el rubro, si se recurre al uso de nombres y apellidos o a una referencia directa al servicio o producto que estemos vendiendo. Siempre hay que priorizar nombres de fácil pronunciación y seleccionar cinco ideas o nombres y volver a trabajar sobre ellos para poder llegar finalmente a la elección de uno solo. Por último, antes de tomar la decisión final hacer una búsqueda en Internet para garantizar que ese nombre no está siendo utilizado por otro emprendedor y, siempre, implementar un sistema de consultas entre allegados para testear si estamos en el camino correcto.