15/06/2018

¿Cómo manejas tu empresa?


Registrar datos, transformarlos en información estratégica, comparar, proyectar, trazar metas y conducir la empresa a través de la razón, son atributos que debe tener quien se encuentre al mando de una empresa. Sin embargo, quienes lideran un emprendimiento productivo, muchas veces apelan a la intuición o la costumbre, obviando los procesos de medición, los registros y los mecanismos alejados de comportamientos emocionales o impulsivos. Quienes analizan y estudian la organización de las empresas, encontraron la proporción ideal entre la razón y la emoción. Una fórmula que promete equilibrar los números con los sentimientos: el 80 por ciento de las decisiones debe estar basado en una actitud racional y sólo un 20 por ciento, aunque no por esto menos importante, debe estar sostenido por conductas emocionales. “La razón, a través de los números, es lo que mantiene al negocio activo y en crecimiento. La emoción, a través de los propósitos es lo que mantienen la llama encendida, incluso en las adversidades. Ser dueño de un negocio significa muchas veces ser juzgado como frío y calculador, y es correcto. El empresario de éxito toma decisiones impopulares. Como gerente, no le agradarás a todos, y hay que vivir con eso”, aseguran los expertos. Sin embargo, no falta quien pueda contar que “la sensación fue aquello con lo que muchos negocios surgieron”. Y no sería erróneo. Lo importante es profundizar y examinar toda la información disponible antes de comenzar un negocio. Salir de las creencias y manejarse con datos, estadísticas e información real y probada.