21/09/2018

Consumo de lujo: exclusiva miel con escamas de oro


Por increíble que parezca, ya son varias las marcas internacionales, que lanzaron al mercado una exclusiva miel enriquecida con copos de oro de 24 kilates. Sí, así como suena. Se sabe que el oro no es tóxico, con lo que su utilización en productos alimentarios es considerada como un colorante alimentario permitido en países de la Unión Europea. El metal en forma de láminas milimétricas o copos finísimos, se funde al contacto con la lengua, sin alterar el sabor de la miel. Combinar alimentos con oro parece no tener límite: helados, trufas, bombones en forma de lingotes, vinos espumantes, hasta una hamburguesa con carne de Kobe, queso Gruyere y sal del Himalaya. De todo, en un mercado que busca sumar valor a sus productos de la mano del oro, metal asociado desde siempre con la riqueza y el lujo.