14/12/2018

¿Qué tipo de emprendedor sos?


Así como no todos los contextos son iguales, no todas las personas llevan adelante sus proyectos de la misma forma. Están quienes se aplican rigurosamente a una agenda de trabajo, quienes priorizan la inspiración espontanea por sobre la planificación, quienes accionan sus planes por mandato o quienes sólo tienen en cuenta su parecer. Hay distintas tipologías, resumidas en el listado siguiente, para seguir pensando cual es el motor de la condición emprendedora. Los 5 tipos de emprendedores: 1. Por necesidad Este tipo de emprendedor es muy habitual, y suele darse cuando se pasa por una mala situación laboral o familiar. Por lo general son personas que por una u otra razón han tenido algún tipo de problema de índole económica o laboral, por lo que necesitan salir adelante al precio que sea; en no pocos casos con cargas familiares a sus espaldas. 2. Por progreso personal Esta figura de emprendedor no suele tener la necesidad imperiosa de tener que emprender para sobrevivir, sino que más bien lo hace por mejorar al verse atascado o frustrado con su actual relación laboral. Son personas que por lo general emprenden en asuntos similares a los que han desempeñado en su vida laboral, por lo que saben de primera mano cómo funciona el sector. 3. Por imagen “Emprender está de moda”. En esa frase se podrían resumir las razones por las que algunas personas emprenden, sin más. Y qué decir de aquellos que lo hacen directamente porque consideran que por su formación o “posición” no son quiénes para tener superiores -he conocido algún caso-. Son personas que por lo general pertenecen a un estrato socioeconómico alto, por lo que un posible fracaso no suele preocuparles demasiado. 4. Por la oportunidad ¿Nunca les ha pasado que se les haya venido a la cabeza algo que podría tener una buena salida en el mercado? Lo más probable es que lo hayan dejado pasar, ¿verdad? Pues hay gente que no desaprovecha la oportunidad y decide buscarse la vida para llevar adelante el proyecto. Tienen una tasa de fracaso elevada, pues a veces se hace todo “a la loca”; pero eso sí, cuando triunfan todo el mundo acaba diciendo aquello de “tuvo suerte”. Y no, lo que tuvo es valentía. 5. Por milagro No es tan frecuente, pero pasa. Se basa en el típico caso de alguien que hace una cosa determinada sin pretender mucho al respecto y logra un éxito inesperado que le hace constituir una empresa. Ejemplos de este tipo de emprendedores pueden ser en muchos blogueros, inventores o escritores.