19/01/2019

Las abejas de oro de Napoleón Bonaparte


La abeja fue uno de los símbolos elegidos por Napoleón Bonaparte durante su imperio. Lo reclamó como un emblema personal, algo con arraigo en el pasado para poder construir el futuro, que no tuviera ninguna relación con los reyes Capetos, que pudiera identificarlo con la monarquía francesa que reino en Francia desde 987. Le influyó en su decisión la disciplina existente en la colmena, que era lo que exigía a su ejército? En la sala del trono de las Tulleras, había abejas en la alfombra. En la campaña de Rusia, cada regimiento de las tropas napoleónicas iba precedido de un estandarte, con un águila de bronce y debajo una bandera que en el dorso llevaba las batallas en las que había participado dichos regimiento, y el satén adornado con abejas de oro de unos 3 centímetros de longitud. Y cuando fue deportado a la isla de Elba (región de la Toscana italiana), con el título de Emperador y soberano de la isla, concibió una bandera tomando la antigua de los Medicis, una diagonal roja sobre fondo de plata, y agregándolas tres abejas doradas y rojas. El 2 de Diciembre de 1804, día de la investidura como Emperador, Napoleón vestía sobre sus hombros una corta capa purpura revestida con armico ruso y con abejas de oro. Según el libro El filósofo y la abeja, de François y Pierre- Henir Tavoillotel, el estilista encargado del símbolo de la abeja fue el escritor y dibujante Vivant Denon, compañero de armas de Napoleón en la campaña de Egipto, que se convirtió en una especie de ministro de cultura.