02/03/2019

Empresas familiares: cómo enfrentar el cambio generacional


Las empresas familiares son el motor de la economía en Argentina y en cualquier país del mundo. Y la Argentina no está exenta de eso. Las pequeñas y medianas empresas que cuentan con una plantilla menor a 200 empleados, por ejemplo, explican el 99% de las compañías registradas en nuestro país, según surge de un relevamiento del Ministerio de Producción de la Nación. Sin embargo, la gran mayoría no logra cumplir con el desafío de trascender de una generación a las siguientes. ¿Los motivos? Causas variadas, entre las que se destacan la superposición de roles y la falta de adecuación según el ámbito familiar o laboral. Por ejemplo, pensar como padre o hijo en la empresa es un error habitual que genera conflictos que rápidamente se trasladan al seno familiar. Del mismo modo, el trato de las nuevas generaciones hacia los fundadores, no siempre es el más adecuado. Los especialistas en este tipo de procesos, recomiendan que los mayores no abandonen la empresa y sugieren que asuman un nuevo rol que esté relacionado con la empresa y no con la gestión cotidiana de ella. Otra de los puntos a tener en cuenta es evitar que la empresa se convierta en un refugio de empleo para familiares, ya que no hay que priorizar los intereses particulares por sobre los de la visión y misión de la organización.