17/05/2019

Jalea Real: propiedades de un superalimento


Uno de los productos estrella de la colmena es la jalea real. Si bien, son conocidas sus numerosas propiedades, no siempre se habla sobre qué es y cómo se produce la jalea real. Conocida desde hace varios siglos, la jalea real todavía fascina a los investigadores por su complejidad. Se trata de un fluido viscoso y espeso, de color blanquecino, que las abejas utilizan para alimentar a sus larvas durante los primeros dos días de vida. Pero si las larvas son de reinas, las alimentan con jalea real durante toda su vida. Esa diferencia convierte a las abejas reinas en el portento físico que son y permite que vivan hasta cinco años, en lugar de las pocas semanas que vive una obrera. Cada obrera nodriza produce jalea real entre el quinto y el decimoquinto día de vida, aproximadamente. Sin embargo, al terminar el invierno, cuando no hay apenas abejas jóvenes en la colmena, las veteranas que han sobrevivido al frío tienen la capacidad de producirla para alimentar a la primera generación de abejas primaverales. La jalea que generan las nodrizas se deposita en el fondo de las celdillas cuando eclosionan las larvas. Las encargadas de alimentar a la cría bañan a las larvas con esta papilla rica en nutrientes y rápidamente las larvas ganan tamaño. ¿Cómo se obtiene? Las celdillas de obrera contienen muy poca jalea, apenas unas gotas. Sin embargo, en las grandes celdas de reina, las nodrizas vierten una buena cantidad, que se puede cosechar. Cuando las celdas tienen suficiente papilla real, son cosechadas y la jalea es aspirada con un dispositivo neumático o extraída con una espátula. Inmediatamente, se guarda en envases que se cierran herméticamente y se protegen del sol y del calor. Para que no pierda propiedades, debe conservarse en frío. Silplast, desarrolló un envase exclusivo para envasar esta sustancia y, junto con esto, comercializa una cucharita plástica que permite obtener la dosis diaria. La jalea, una vez cosechada, está lista para consumirse. Se puede tomar sola y fresca. En este caso, la dosis diaria recomendable es tomar una porción del tamaño de una lenteja. Y también se pueden encontrar en muchos preparados, incluso mezclada con otras sustancias, como el gingsen o la vitamina C.