15/06/2019

Posicionamiento: desarrollo de una ventaja competitiva


Para que una empresa pueda subsistir en cualquier mercado competitivo, debe superar a sus competidores, y para ello es totalmente necesario que cree y desarrolle una ventaja competitiva sostenible. El concepto fue desarrollado en 1980 por Michael Porter, considerado el padre de la estrategia corporativa. Una empresa tiene una ventaja competitiva cuando presenta una ventaja única y sostenible respecto a sus competidores, lo que le permite obtener mejores resultados y, en consecuencia una mejor posición en el mercado. Algunas de las ventajas pueden ser la ubicación de nuestra empresa, la calidad, las innovaciones en los productos que fabricamos, el servicio que ofrecemos o menores costos de producción, entre otras. Para que una condición pueda ser considerada una ventaja, debe estar sostenida por resultados, medidos en términos de cantidad de ventas y rentabilidad. Por otro lado, también debe considerarse la posibilidad de que esta ventaja se pueda sostener en el tiempo. Para que esto suceda, tiene que estar construida bajo un verdadero punto fuerte de la empresa, y no sobre alguna circunstancia puntual. Cabe destacar que debemos trabajar siempre para mantener nuestra ventaja, y obtener el mayor rendimiento posible. Al mismo tiempo, es necesario estar siempre en búsqueda de nuevas ventajas, para evitar que nuestros competidores nos superen, y perdamos nuestra posición competitiva. Es un proceso que debe tener continuidad en el tiempo y nunca debe detenerse.